24 Oct 2018

“Nacido en el circuito, fabricado para la carretera”. El nuevo Audi R8 llega meses después del debut mundial del R8 LMS GT3 en el Salón del Automóvil de París. Además de su diseño más deportivo, el Coupé y el Spyder cuentan con motores más potentes. La comercialización de los nuevos modelos en Europa se iniciará a principios de 2019.

“El R8 ocupa una posición única para Audi en todos los aspectos”, declara Michael-Julius Renz, Director de Audi Sport GmbH. “Ahora es aún más potente y rápido”, añade Oliver Hoffmann, Director Técnico de Audi Sport GmbH: “La competición es parte de nuestro ADN. Con alrededor del 50 por ciento de componentes compartidos con el R8 LMS GT3 y un 60 por ciento con el R8 LMS GT4, ningún otro coche está más próximo a las carreras que el Audi R8”, declara Hoffmann.

Motores: aún más potencia
Con una respuesta instantánea, subida de revoluciones ultra-rápida y un sonido único, el corazón del Audi R8 es su motor V10 atmosférico, disponible en dos variantes de potencia. Se trata del motor V10 con idéntica tecnología a la que utilizan los R8 LMS GT3 y R8 LMS GT4 de competición. Un propulsor muy compacto, que se produce en la fábrica de motores en Györ, Hungría. Entre sus características, un radiador independiente para controlar la temperatura del aceite del motor, que se suministra desde un cárter seco. Este principio de lubricación, procedente de las carreras, permite instalar el motor en una posición muy baja, lo que favorece a la hora de conseguir un bajo centro de gravedad. La bomba de aceite funciona en diferentes etapas, garantizando así la correcta lubricación en cualquier condición, incluso con las aceleraciones laterales de alrededor de 1,5 G que son posibles con el Audi R8. Ambos motores cuentan con un filtro de partículas de gasolina.

Suspensión: precisión milimétrica
Las modificaciones en la suspensión proveen aún más estabilidad y precisión. La asistencia ha sido reajustada tanto en la dirección dinámica opcional como en la servodirección electromecánica. La respuesta de la dirección, las transiciones entre los diferentes modos de conducción, el tacto al volante… Todo es ahora más preciso a cualquier velocidad.
Dependiendo del motor seleccionado, los tres programas adicionales, dry, wet y snow, se añaden al resto de modos del sistema de conducción dinámica Audi drive select, junto al modo performance. Estos programas adaptan parámetros fundamentales del comportamiento dinámico del coche en función del coeficiente de adherencia del pavimento. Gracias la especial puesta a punto del control electrónico de estabilidad (ESC), la versión tope de gama frena de 100 km/h a cero en hasta 1,5 metros menos de distancia que antes; la distancia de detención de 200 a 0 km/h es hasta 5 metros menor, en cada caso dependiendo de las condiciones exteriores.

El nuevo Audi R8 está equipado de serie con llantas de 19 pulgadas instaladas de fábrica. Las llantas ultraligeras de 20 pulgadas con diseño de cinco radios en V y neumáticos deportivos, que proporcionan un comportamiento dinámico aún más preciso, están disponibles de forma opcional. Audi ofrece frenos con discos carbocerámicos como alternativa a los de serie, fabricados en acero. Opcionalmente, la barra estabilizadora delantera puede ser de polímero reforzado con fibra de carbono (CFRP) y aluminio, lo que reduce el peso en unos dos kilogramos.

Diseño: más afilado y tenso
El carácter afilado de los nuevos modelos R8 también queda claro visualmente. La parrilla delantera Singleframe muestra una línea aún más ancha y plana. Unas marcadas barras dividen las amplias entradas de aire, y las finas ranuras del capó son reminiscencias de uno de los iconos de la marca, el Audi Ur-quattro. El nuevo spoiler delantero es ahora más ancho, al igual que la rejilla de ventilación de la parte posterior; el difusor ha sido orientado hacia arriba. Todas estas modificaciones subrayan la imagen deportiva del Audi R8. En el vano motor, el filtro de aire va situado bajo una nueva tapa de tres elementos, disponible en material plástico o bien de fibra de carbono.

Los clientes de Audi R8 pueden elegir entre tres paquetes exteriores, dependiendo de la variante de motor. Dichos packs añaden varios toques distintivos al spoiler delantero, faldones laterales y difusor trasero. Como opción, los aros Audi y los emblemas exteriores pueden ir pintados en negro brillante; los tonos metalizados gris Kemora y azul Ascari son novedades en la paleta de pinturas. La gama de Audi exclusive ofrece a los usuarios la posibilidad de personalizar muchos detalles de sus Audi R8, por fuera y por dentro.

Las nuevas versiones del Audi R8 se pondrán a la venta a principios de 2019, y llegarán a los concesionarios en Alemania y en otros países europeos durante el primer cuatrimestre.

FUENTE: Audi Prensa.